Video de acciones

Por Soledad Sánchez Goldar.

Más que certezas me mueven las preguntas y la reflexión, la prueba y el error, el disfrute de hacer arte sin reservas, preguntándome a la vez que acciono, haciendo sin pensar en lo estipulado por el sistema del arte o lo que “es arte”….


Hacer acciones para la cámara me había parecido poco interesante ya que consideraba que el arte de acción era para hacer en vivo, en ese espacio – tiempo únicos en el que sucedía la pieza, pensaba la acción como un acontecimiento para vivir frente al espectador, un momento para ser vivido también por el espectador.

En el 2010 hice mi primer  “video de acciones” “Soñarte es sublime” un video en el cual trabajé en la edición el tiempo y el espacio, lo edité, lo corté, puse una acción para atrás, y fue un collage de acciones realizadas por Gabriel Noriega y por mi, acciones que representaban de un modo u otro nuestras conversaciones por skype (Gaby vive en México y yo en Argentina) un pecado tal vez para la “video acción” pero una hermosura para mi “video de acciones”, para la libertad del arte, la hibridez del performance, los cuestionamientos sobre lo ya instituido, sobre la postura frente a los modos de hacer, de hacer(se), de reflexionar y de mostrar.

En mi video de acciones el tiempo no es lineal (a simple vista), la cámara no está frente a mi y yo acciono y luego muestro el registro, en mi pieza de video y acciones el tiempo está fraccionado, en reversa, los espacios mezclados, pero si hay una linealidad de una acción que se va construyendo entre las interferencias de otras acciones, ¿Porqué debería una video performance ser el registro de una acción frente a la cámara y luego mostrarla y ya? ¿porqué no jugar, reflexionar, preguntarse, romper, los elementos de una performance, espacio, tiempo, cuerpo? Me gusta pensar que las reglas, lo instituido es para destruirlo en la creación, tal vez el resultado no es ni remotamente cercano a lo que ya está considerado video performance, pero… ¿Por qué debería?

No me interesa hacer video acciones como una estrategia más de circulación, es más barata, más transportable que  mi propio cuerpo, si, pero no es ese mi interés a la hora de hacer performance con video, el interés va en el uso del soporte, de ese soporte como espacio, dónde pueda accionar de mil maneras, así como puedo crear un espacio dentro de un espacio caminando en círculos en una habitación, o pueda trabajar un espacio virtual en un espacio real utilizando una pantalla de video o un holograma; pienso en el video relacionado al performance, como espacio dónde puedo jugar con diferentes tiempos, diferentes planos, como cuando trabajo arrastrada en el piso o me subo a una tarima o me cuelgo, diferentes capas de tiempo, de espacios. Considero esta mi experimentación actual con respecto al video y al performance, está mi cuerpo, estoy accionando, estoy reflexionando, estoy editando, hago que diferentes acciones realizadas conversen unas con otras, se mezclen, se toquen, se superpongan, hagan ruido, que sean poesía, que sean aborrecidas… ese es mi modo de hacer video acción o como me gusta llamarle “video de acciones”. Al fin y al cabo es decidir de qué modo nos paramos, dónde y cómo.

Deja un comentario