Amor a distancia, educación en cercanía

En El museo de la Inocencia, de Orham Pamuk (Mondadori / 2009) Kemal, el personaje principal y relator, aprende a convivir con las variaciones de la distancia que le separan de su amor. El protagonista está cerca, muy cerca, y a la vez profundamente distante de su objeto de adoración –en rigor, debería decir la sujeto de adoración-.
Es que la necesidad de cercanía con el ser amado se transforma en una obsesión, una causa de militancia de una persona que lo deja todo por ese compromiso personal, individual y complejamente correspondido que, como pretexto, se sostienen con el pretexto de rodar una película. Pero el resultado final es un museo, un mauseolo inexplicable, caprichoso y exquisito que habla del amor, de las luchas internas (y de las otras, claro está, esas que batallamos contra la realidad) describiendo como la distancia es un lugar posible para aprender a amar, y reivindicando pequeños objetos, una cuchara, un picaporte, capaces de acumular la densidad de miles de sensaciones.
A esta altura, queridos amigos, se darán cuenta por donde va el tiro de este texto: la cultura, las artes, los museos necesitan amantes. Pero a diferencia de las historias de amor turcas que tan acompasadamente escribe Pamuk, las nuestras, las de los actores de la causa de la creación, necesitan unión, red y compañía a través de esos trayectos desterritorizados. Y es que las tecnologías de la comunicación cada vez lo permiten con más facilidad, cada vez es más sencillo estar cerca de los intereses, más allá de las distancias geográficas, para impulsar esa comunidad de hacedores culturales que la sociedad del SXXI nos demanda.

Desde Fundación Abaco, y unidos con la Universidad Católica de Córdoba, hemos puesto en circulación un nuevo llamado a cursar diferentes diplomaturas vinculadas con la gestión cultural, turística, y editorial, de la mano del paradigma de la educación a distancia convencidos que las artes necesitan gestores preocupados por su promoción, más allá de su ubicación geográfica, siempre y cuando alcancen a entender la enorme magnitud de una lágrima que rueda por la tersa mejilla de esa muchacha turca cuyo frágil llanto escribió Pamuk. El resto, estén donde estén, abstenerse.-

Por Pancho Marchiaro

Diplomaturas en Gestión Cultural
Diplomaturas en modalidad presencial y a distancia.
http://www.gestioncultural.org.ar/

Cultunet
Portal y red para gestores culturales
http://www.cultunet.com/

Universisdad de Barcelona
Posgrados en Gestión Cultural
http://www.ub.edu/cultural/indexEs.html

Portal Iberoamericano de Gestión Cultural
http://www.gestioncultural.org/gc/

Deja un comentario