Humanidades Digitales: una aproximación transdisciplinar

La Coruña, España. 8 de junio de 2014.
Humanidades Digitales: una aproximación transdisciplinar
Álvaro Baraibar (editor)
SIELAE / Seminario Interdisciplinar para el Estudio de la Literatura Áurea Española
Universidade da Coruña / Facultad de Filología
http://www.janusdigital.es

Descargar la publicación Aquí!

 

 

humanidades_digitales_aproximacion_transdisciplinar_alvaro_Baraibar_Janus_junio_2014

 

 

Al conocimiento del pasado le atribuimos la capacidad de permitirnos comprender el presente y ese presente nos sirve para hacer previsiones sobre el futuro.
(Claude Levi-Strauss)

Como ya he dicho en algún otro lugar, podría parecer un ejercicio sencillo preguntarse qué son las Humanidades Digitales, pero nada más lejos de la realidad, ya que nos sorprendería comprobar que las respuestas a nuestra pregunta iban a ser varias y variadas (Baraibar, 2014). No es el objetivo de estas páginas tratar de profundizar en qué son las Humanidades Digitales, ámbito este en el que se está dando un importante debate, sometido a constante revisión y actualización1 . Porque si ya es difícil definir qué son las Humanidades Digitales desde las propias Humanidades, lo cierto es que no podemos y no debemos sustraernos a las reflexiones que nos llegan desde ámbitos cercanos como las Ciencias de la Comunicación o las Ciencias de la Documentación (Rodríguez-Yunta, 2013), entre otras.

Siguiendo esta senda, podría ocurrir que termináramos compartiendo la afirmación de Alejandro Piscitelli (2013), cuando se pregunta “¿Cómo definir a las humanidades digitales?”, para, a continuación, añadir “¿O mejor, no defnirlas?”. O más probablemente, haríamos nuestra la conclusión de Paul Spence (2014a: 56) cuando duda de que estos debates se resuelvan pronto y cree que esto no es sino “una muestra de que se trata de un debate más profundo sobre la naturaleza actual de la ciencia en general”. Porque, efectivamente, no son solo las Humanidades Digitales las que se están viendo sometidas a importantes transformaciones.

Es indudable que nos encontramos en un momento de transición y, como siempre ocurre en la Historia en estas situaciones, con toda seguridad no seremos los protagonistas y contemporáneos del cambio los que fijemos las etiquetas con las que sentirnos identificados. Probablemente serán otros los que, más adelante, lleven a cabo esta labor de categorización.

Ver a este respecto el Digital Humanities Manifesto 2.0, junio de 2009; Galina Rusell, 2011; Azofra, 2013; Spence, 2014a; entre otros muchos trabajos. Spence (2014a: 57) se ha referido a la existencia de al menos tres manifiestos sobre las Humanidades Digitales. Ver este último trabajo citado para más bibliografía.

Lejos de ser una moda o una imposición frente a la que resistirse —como algunos piensan y defienden con vehemencia—, la revolución digital de las Humanidades representa más bien una gran oportunidad. Es la ocasión, en primer lugar y ante todo, de reivindicar el papel que las Humanidades se han ganado en la investigación del siglo XXI, en la formación de un espíritu crítico tan necesario como siempre. Es la ocasión también de trabajar desde las Humanidades en la transferencia de conocimiento a la sociedad, una tarea que cobra virtualidades y potencialidades nuevas precisamente en un entorno digital.

Pero es que, además, lo digital aplicado a las Humanidades nos proporciona incluso posibilidades como ámbito de estudio para nuevas materias, enfoques y aproximaciones. Y tanto en el desarrollo de investigaciones humanísticas más tradicionales como en una preocupación por la visibilidad de nuestros resultados de investigación, como en la transferencia de ese conocimiento a un público más amplio, o en la exploración de nuevos espacios de investigación para los humanistas del siglo XXI —y específicamente por los hulidades nuevas precisamente en un entorno digital. Pero es que, además, lo digital aplicado a las Humanidades nos proporciona incluso posibilidades como ámbito de estudio para nuevas materias, enfoques y aproximaciones. Y tanto en el desarrollo de investigaciones humanísticas más tradicionales como en una preocupación por la visibilidad de nuestros resultados de investigación, como en la transferencia de ese conocimiento a un público más amplio, o en la exploración de nuevos espacios de investigación para los humanistas del siglo XXI —y específicamente por los humanistas digitales—, necesitamos herramientas, técnicas, conocimientos e instrumentos que no son los propios de nuestras disciplinas.

Por ello, las Humanidades Digitales, en su diversidad temática, metodológica y de todo género, representan la oportunidad y la necesidad de trabajar y de avanzar en colaboración con otros colegas —superando el tradicional carácter individual e individualista de la investigación en Humanidades—, pero también y de una forma especialmente interesante, con profesionales de disciplinas cercanas como son la Comunicación, la Biblioteconomía, la Archivística, la curación de contenidos, la gestión cultural o la gestión del conocimiento, entre otras, siempre con la aplicación de las nuevas tecnologías como elemento protagonista e hilo conductor; trabajar y avanzar en la búsqueda de una investigación interdisciplinar que no solo enriquezca las investigaciones individuales sino que cree un campo propio caracterizado por la colaboración, por el co-working, algo que redundaría en un beneficio compartido.

Como ya indicara Rojas Castro (2013: 78) la “colaboración entre humanistas, informáticos, diseñadores gráficos y bibliotecarios es el modo de trabajar propio de los centros de Humanidades Digitales”. No obstante, más allá de la interdisciplinariedad a la que se refería Rojas Castro y que ha sido resaltada también por otros especialistas, es también la ocasión de acercar a las Humanidades (las tradicionales y, especialmente, las digitales) el conocimiento generado por otras disciplinas como el Derecho —en lo que afecta a la problemática sobre la propiedad intelectual o los derechos de edición, de reproducción, etc., en un medio digital— o la Sociología de la cultura —en su preocupación por la cultura visual—, entre otras posibilidades.

Humanidades Digitales: una aproximación transdisciplinar

Álvaro Baraibar (editor)
Janus. Anexo 2 (2014)
ISSN 2254-7290
SIELAE (Seminario Interdisciplinar para el Estudio de la Literatura Áurea Española).
Facultad de Filología.
Universidade da Coruña.
A Coruña (España).

Álvaro Baraibar
Las Humanidades Digitales desde sus centros y periferias

Ernest Abadal
El acceso abierto en Humanidades

Amparo Cózar Santiago, Rocío Serrano Vicente y Eva M. Toro Periñán
Revistas en abierto: un camino para dar más visibilidad a la investigación en Humanidades

Javier Fajardo Fernández
“A la manera que el aire y el fuego”: una perspectiva jurídica sobre la difusión de la investigación en Humanidades a través de la red

Ambrogia Cereda
Visibilidad y cultura visual. ¿Condiciones para una práctica de divulgación?

Daniel Escandell Montiel
El libro en la pantalla: hacia un nuevo ensayo en el siglo XXI con la escritura y edición digital

Inés Olza
Nuevas tecnologías y procesos de lectura/escritura: panorama y aplicaciones

José Manuel Lucía Megías
Las Humanidades Digitales: una oportunidad para los hispanistas
del siglo XXI

Paul Spence
La investigación humanística en la era digital: mundo académico y
nuevos públicos

 

+ info http://www.janusdigital.es

4 comentarios en “Humanidades Digitales: una aproximación transdisciplinar

Deja un comentario