Galerías

Hugo Aveta. Síntomas, la imagen sin nombre

Ciudad de Córdoba, Argentina. 11 de Diciembre de 2015. 20.30 h al 15 de marzo de 2016.
Exposición Síntomas, la imagen sin nombre; de Hugo Aveta
El Gran Vidrio Ecke
Humberto Primo 497
+549 3516338334
somoselgranvidrio@gmail.com
www.elgranvidrio.com.ar

 

Exposicion_Sintomas_la_imagen_sin_nombre_Hugo_Aveta_El_Gran_Vidrio_Ecke_2_11_diciembre_2015

 

Texto curatorial

“Síntomas, la imagen sin nombre”

Intitulados, fuera de títulos, la mejor forma de reformar nuestra memoria. Para todos lados y a su vez un centro. La imagen que sobrepasa, nos atraviesa desde su particularidad de dar sentido al recuerdo, a la memoria. La no palabra, ese silencio que no es tal porque tiene la fisonomía de la lengua muda que se experimenta frente a una obra, al sentir, al nombrar de una voz que a su vez es silencio. HA es ese constructor y ese hacedor desde lo lejano que rompe el tiempo. Los fantasmas hacen presencia sin ser presente y el tiempo lineal no es su búsqueda. Sus ojos están más allá y eso hace de su hacer una arqueología que juega en forma permanente con lo anodino y el lugar real. HA convive con su obra en ese universo infinito de los entretiempos que escapan y sobreviven la finitud. No se puede nombrar un tiempo. HA persigue eso.

Los síntomas en la obra de HA
Vemos cosas interesantes. Su imagen roza lo estético, nos atrapa. Hay una calma y una tensión. Un pasar con la mirada ligera nos deja el desconcierto e ir un poco más allá nos pone en alerta. ¿Qué esconden estas imágenes?
De eso no se trata. El relato no pasa por lo invisible sino por lo no visible, por las rupturas, los choques del tiempo y de los tiempos. HA produce un alejamiento, deja siempre un indicio, para que debamos pensar dos veces, para que dudemos de la veracidad del “documento”. En la maqueta, perfecta, siempre algún trazo pictórico se descubre no tan realista. Vemos el gesto, el temblor y la dificultad de proceder con exactitud dentro de un reducto pequeño. Esa es la extrañeza que sentimos al deambular por sus espacios, sumergidos en la oscuridad o bañados por una luz violenta. Las puertas son todo un cosmos de lo entreabierto. Las puertas nos despiertan dos direcciones simbólicas, sin embargo en esta instalación HA les da otro sentido, las convierte en muros de un recorrido hacia el encuentro con el «ser» de un espacio. Paredes internas, sobreviven, construyen, sin hablar, cuentan, erigen un catastro interno, un cuasi topoanálsis social.
«El ser que tiene una forma domina los milenios. Toda forma guarda una vida. El fósil no es ya simplemente un ser que ha vivido, es un ser que vive todavía, dormido en su forma» (G. Bachelard).

 

 

Saltar el muro
La puerta que abre y cierra, encierra en esa acción un dar a ver y ocultar , el archivo como imagen, acto y símbolo… el recorrido, el traslado, un síntoma para rever lo que se ha conservado y guardado por tan bueno o por tan malo.
Las coordenadas de tiempo y espacio están mezcladas. Hay un organismo de materias, formas e imágenes en movimientos que lo atraviesan por todos lados, que vienen de un más allá y de un más acá, que trascienden sus estados inertes.
HA descubre fantasmas , los rescata, desplaza las cosas, los objetos donde ellos sobreviven y a su vez propone al espectador trasladarse, recorrer un camino, moverse hacia el terreno, abandonar de alguna manera el yo terrenal para ir al encuentro de un espacio como un pueblo de fantasmas. Allí el archivo, donde todos los tiempos se juntan, donde todo paradójicamente pareciera estar muerto, es justamente donde vive lo que ha sobrevivido y frente a él la mirada le restituye un tiempo.

Existen gestos en la sociedad, en la cultura, malestares que hablan de un cuerpo social que da señales, algunas otras veces las oculta. El síntoma aparece, da a ver y comunica esa falla . La imagen en ese dar a ver es el síntoma. El artista es allí su constructor, nos acerca (en los malos estados) a preguntarnos qué paso y qué pasa. El tiempo abre o cierra puertas según desde donde ubiquemos nuestros ojos. La visión, la mirada como guía sensible frente a una obra, recompone y descompone tiempos y espacios, da sentido al sentir.
«No actuará la supervivencia como síntoma en los movimientos de la vida como esa contra-efectuación que no es ni lo totalmente vivo, ni lo totalmente muerto, sino el otro género de la vida de las cosas que han pasado y siguen frecuentándonos» (G. Didi-Huberman).

A cada uno le queda un nombrar. HA como artista, como arquitecto de pasados nos enfrenta casi a un termómetro que mide nuestra temperatura, nuestra fiebre.
En sus imágenes, sus obras, sus archivos nada quiere nombrar, propone a cada uno que con la mirada, las nombre.

http://www.hugoaveta.com
Curaduría de Adriana Carrizo.

 

Sobre Hugo Aveta

Nació en Córdoba en 1965. Estudió cine y arquitectura, para luego dedicarse a la fotografía. Sus obras comienzan a exhibirse en la muestra Fotografía argentina. La joven Generación organizada por el Museo Nacional de Bellas Artes y fueron publicadas en Fotografía Argentina Actual Dos en los primeros años de la década de los noventa. La II Bienal de arte del MERCOSUR lo incluye como participante y continua su carrera con diversas exhibiciones individuales y colectivas en las ciudades de Buenos Aires (Museo Nacional de Bellas Artes, Centro Cultural Recoleta, Alianza Francesa, MARC, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Museo Municipal de Bellas Artes Eduardo Sívori), Rosario (Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino, Museo de Arte Contemporáneo de Rosario), Córdoba (Galería Martorelli Gasser, Museo Provincial de Bellas Aires Emilio Caraffa) Santa Fe y en el exterior: Francia, Alemania, Bélgica, Brasil, Paraguay, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guatemala, Uruguay.
En el año 2001 recibe la beca del Fondo Nacional de las Artes para la realización del proyecto Teatro Aveta y el Primer Premio de Honor del Salón Nacional de Artes Visuales de la República Argentina llega en el año 2002.
Su trabajo Morfología de un vacío recibe el Primer Premio Nacional otorgado por la Fundación OSDE en 2006. En el año 2007 se le otorga el Primer Premio Petrobras Buenos Aires Photo por su trabajo Historias clínicas. En el 2009 participa de la Bienal del Fin del Mundo en Ushuaia, Argentina y de Photoquai Paris, Francia. Inaugura El espacio respira en el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa de Córdoba y forma parte de la exposición Mirando la historia en la colección fotográfica en el Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, Argentina.
En el 2010 expone La humanidad de los objetos en el Museo de Arte Contemporáneo de Salta y participa de la muestra internacional de arte Afuera en El Panal, Córdoba. En el año 2011 sus obras son expuestas en el Centro Cultural Parque España de Rosario y en la muestra Fotografía Argentina en la Galerie Seippel de la ciudad de Colonia en Alemania.
En el 2012 forma parte de la muestra Patagonie, images du bout du monde en el Musée du Quai Branly, Paris, Francia. Participa de la Bienal de Fotografía de Paraguay “El ojo salvaje” con la exposición Ante el tiempo en la Fundación Migliorisi, Asunción y se le otorga el Primer Premio de la Bienal de Fotografía Arte x Arte y la beca Résidence Photoquai del Musée du Quai Branly, Paris, Francia.
En el 2013 participa de la Bienal de Curitiba, Brasil y de la Exposición Territorios, de la embajada Argentina, en Nueva York. En el 2014 inaugura la exposición individual Ritmos Primarios, la subversión del alma en Nextgalerie, Paris Francia, y su video es seleccionado para participar en LOOP Barcelona 2014.
Poseen obra suyas el Museo Nacional de Bellas Artes de Argentina, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, Museo Provincial de Bellas Artes Juan B. Castagnino (Rosario), Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa (Córdoba), Museo de Arte Contemporáneo de Salta, Musée du Quai Branly (Paris), Museum of Latin American Art (Long Beach, California) y colecciones privadas de Argentina, Brasil, Estados Unidos, Alemania, España y Francia.

 

z2_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z3_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z4_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z6_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z7_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z8_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z9_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z10_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z12_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z13_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z14_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z15_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

z16_hugo_aveta_sintomas_el_gran_vidrio_diciembre_2016

 

Viernes 11 de Diciembre de 2015. 20.30 hs
Hugo Aveta inaugura la muestra “SÍNTOMAS LA IMAGEN SIN NOMBRE”
Curaduría de Adriana Carrizo.
Fecha de inicio y cierre de muestra: 11/12/2015 al 15/03/2016 aprox.
Horario Inauguración: 20.30 hs
Horario de visitas: Lunes a Viernes de 13 a 19 hs.
El Gran Vidrio Ecke
Humberto Primo 497. Ciudad de Córdoba. Argentina.
+549 3516338334
somoselgranvidrio@gmail.com
www.elgranvidrio.com.ar

 

+ info www.elgranvidrio.com.ar

Deja un comentario