Relaciones Peligrosas en el Genaro Pérez

 

Córdoba, Argentina. 26 de Julio al 23 de septiembre de 2018, 19:30hs.
Relaciones Peligrosas
Muestra Genaro Pérez julio 2018
Museo Genaro Pérez
Av. General Paz 33
Entrada libre y gratuita.
https://museogenaroperez.wordpress.com

 

Relaciones Peligrosas

Diálogo de Colecciones

Evento de inauguración
Jueves 26 de Julio, 19:30hs
Entrada libre y gratuita
MGP: General Paz 33, Centro, Cba.
Fecha de cierre: Domingo 23 de Septiembre 2018.

CURADORES

Raúl Flores
Sofía Torres Kosiba

COLECCIONES Y ARTISTAS

Colección Gustavo Bruzzone:
Benito Laren, Sebastián Gordin
+ Registros en video (autoría de Bruzzone). Bs As.

Colección Amalia Amoedo:
Fernanda Laguna, Marcelo Pombo, Sofía Bengolea
+ video arte (autoría Amalia Amoedo). Bs As.

Colección Joaquín y Abel:
Amadeo Azar y Natalia Cacchiarelli
+ video relato (autoría Joaquín Y Abel). Bs As.

Coleccion Eugenia Paradelo:
Graciela Sacco, Laura Fragoso, Francisca Benitez, Lucia Von Sprecher. Cba.

Colección Alejandro Londero:
Verónica Meloni, Juan Juarez,
Milena: (Aníbal Buede, Luciano Burba, Nicolás Balangero, Alejandro Londero)
. Cba.

Colección Atilio Bugliotti y José Luis Lorenzo:
Susana Gamarra. Cba

Unidad Básica:
María del Carmen Cachín, Verónica Meloni, Eva Finquelstein, Tomás Quiroga,
Guillermo Córdoba, Gerardo Repetto, Pablo Peisino y Aníbal Buede
. Cba.

María galería colectivo de artistas mujeres:
María Alejandra Lozano, Luisa Fernanda Lindo,
Genietta Varsi, Alessandra Plaza, Winnie Minerva.
Lima, Perú.

Lucas Di Pascuale:
Colección Jorge Villacorta (Lima), Recorte de la Serie “Colecciones”. Cba.

Homenaje a Giuseppe Campuzano. Lima.

Homenaje a Victoria Santa Cruz. Lima.

Acervo Museo Rivolta: David Rivolta. Unquillo, Cba.

Acervo Museo Genaro Pérez. Cba.

 


Colección Abel & Joaquín – Natalia Cacharelli 2012

Colección Amalia Amoedo – Marcelo Pombo – dibujos de san pablo VII 
Colección Gustavo Bruzzone – Benito Eungenio Laren – A la hora señalada
Homenaje Giuseppe Campuzano

 


SOBRE LA MUESTRA

Relaciones peligrosas es una exposición que pone en diálogo colecciones y patrimonio público y privado de Córdoba, Buenos Aires y Lima. El guión está basado en la mirada sobre los vínculos afectivos que existen entre quienes son poseedores de obras de arte y patrimonio y sus autores. Más de 70 obras de 14 acervos que incluyen 2 homenajes fueron seleccionadas teniendo en cuenta estas relaciones afectivas y sus correspondiente relatos. En un recorte donde el valor simbólico y emocional supera la categorización por técnicas, trayectorias o valor en el mercado presentamos un recorrido que propone amplias lecturas donde no están ausentes las tensiones.

 

 

 

SOBRE LOS CURADORES

Sofia Torres Kosiba nace en 1974 en Córdoba, Argentina. Estudia filosofía con Tomás Abraham y León Rozitchner, metafísica con Luis Jorge Jalfen, pensamiento con Mario Benedetti y Osvaldo Soriano en la Facultad Libre de Venado Tuerto. Se forma en clínicas de arte con Florencia Battiti, Luis González Palma, Adriana Lestido, Rodrigo Alonso, Claudia del Rio, Daniel Fischer, Fabhio Di Camozzi y Aníbal Buede. En 2017 finaliza el posgrado en Estudios de performance en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Expone de forma individual y colectiva en Museos, galerías y centros culturales de diferentes ciudades de Latinoamérica y Europa. En su producción integra los lenguajes de la escultura, video arte, foto performance, instalaciones, escritura y performance. Sus obras se encuentran en colecciones privadas de Argentina y Estados Unidos. Actualmente es fundadora, curadora y participe de innovadores proyectos artísticos y culturales autogestionados, de carácter colaborativo y experimental.

Raúl Flores nació en Córdoba en 1965. Estudió en la Escuela Provincial de Bellas Artes de Córdoba. En 1997/1998 fue becado para asistir al programa de perfeccionamiento para jóvenes artistas dirigido por Guillermo Kuitca. Incursionó en la fotografía en la década de los noventa. En 2001 se mudó a Barcelona donde fundó, junto a Paula Galli, la galería Doque Arte Contemporáneo. En el 2007 regresó a la Argentina y editó la revista de arte Canecalón, junto a Nushi Muntaabsky.
A partir de entonces se involucró activamente en la docencia, creando en 2010, junto a Piero Sogno, Yungas Arte Contemporáneo, una plataforma de formación y producción para artistas de las nuevas generaciones, desarrollando un primer módulo en San Miguel de Tucumán, que luego se extendió a Mendoza, Corrientes, Córdoba y Tigre en el 2016/2017. Curador del Barrio Joven de Arte BA. Como artista realizó varias exposiciones individuales en el país y en el exterior, tanto en museos, centros culturales, galerías, y ferias de arte internacional.

 

Colección Eugenia Paradelo – Lucia Von Sprecher

Colección Unidad Básica – Gerardo Repetto

María colectivo de artístas mujeres Lima Perú – Alessandra Plaza

 

Colección Alejandro Londero – Milena y la cofradía B

 

Colección Museo Rivolta Unquillo – David Rivolta

 

TEXTOS CURATORIALES

Como si fuera la primera vez
por Sofía Torres Kosiba

La muestra de la presente edición de Diálogo de Colecciones se sostiene en la idea de que existe una mirada afectiva hacia el futuro.
Para construir esta hipótesis llena de subjetividades nos acercamos al estudio de ciertos vínculos. Vínculos complejos, contaminados, contradictorios. Vínculos que se actualizan y que atraviesan ciclos y tensiones.

Decepción-esperanza, amor-odio, aburrimiento-sorpresa, acuerdo-rebelión, lealtad-traición, riqueza-pobreza.
Una micro representación de las pasiones humanas dentro del contexto de lo patrimonial en el arte contemporáneo que une o desune a Córdoba, Buenos aires y Lima.
En La pasión del alma de Descartes se propone al asombro como la emoción que da inicio a un movimiento de relación afectiva con el mundo. El asombro que rompe con lo rutinario y que despliega mil matices emocionales que nos deslumbran sin tener en cuenta los riesgos o inconvenientes que pueden sucederse posteriormente. El asombro ante una obra y ante quien la produce, para luego quedar afectivamente enredadxs. Así de afectadxs encontramos a lxs agentes que dialogan en estas salas.

Cada entrevista con coleccionistas o con quienes llevan la guarda de archivos patrimoniales, tuvo la cualidad de poner al cuerpo en situación. Miradas emocionadas que daban inicio a un recorrido por la memoria, haciendo presente la historia de estos vínculos que desbordan a sus mismos actuantes.
Sin descuidar lo político de estos intercambios, se propone actualizar de manera aleatoria lo que está contenido en este incomodo territorio donde las impresiones, lo emocional y lo afectivo amplían el campo de observación y nos ponen en peligro de derrumbe.

Dejemos que el asombro revitalice la historicidad para sostener el afecto en toda su fortaleza.
Miremos como si fuera la primera vez y que el sentir sea la única certeza.

 

Coleccionar
Por Raúl Flores

“Gemelas idénticas” (1967) de Diane Arbus retrata a dos hermanas iguales (¿pero qué es lo igual?): están vestidas de igual manera, están peinadas de igual manera, ambas parecieran acabar de tomar una chocolatada, con los bigotes desvaídos de cacao sobre los labios: una sonriente; la otra seria, triste, podríamos decir. Arbus no sólo se pregunta ahí qué es la identidad, la individualidad, sino que retrata dos versiones de una misma cosa (¿cuál sería el grado cero de esas dos hermanas?), el movimiento que va de una a la otra, la convivencia, la comparación.

En el mundo del arte, las esferas de lo público y lo privado bien podrían ser mostradas como esas dos hermanas de bigotitos oscuros: una extraña complementariedad las une, una posición enrarecida de una respecto de la otra hace que se señalen, se necesiten y, por momentos, se repelen/electricen entre sí.

Las salas de esta exhibición son como el playground de estas dos niñas, muestran, por el contexto y en las mismas obras exhibidas, dos versiones de una cosa: ¿qué es coleccionar? Y arrastran, también, todas sus variantes: ¿Qué conforma una colección pública en este siglo? ¿Y una privada? ¿Qué criterio está vigente en cada una? ¿En qué soportes aparece hoy el capital simbólico de una obra, de una colección? ¿No es anticuado pensar al museo como un depósito de fetiches o de gestos cristalizados en objetos?
Las oportunidades en las que se muestran colecciones privadas en los museos sirven, por lo general, para exhibir —por omisión— los faltantes de las colecciones públicas.

La hermana privada, en este caso una colección de una artista, entra, entonces, con sus caprichos, con su apatía respecto de una misión social y su ausencia de ánimo patrimonial, al museo y muestra, sin quererlo siquiera, las habitaciones vacías, desatendidas por un Estado nunca tan desinteresado como ahora por habitar, por generar recursos, por promover y hacer circular publicaciones, por respaldar la actividad artística.
En este contexto, es decir, con un Estado ausente y en pleno repliegue de sus recursos, los museos públicos sobreviven gracias a las asociaciones de amigos, y gracias a la apasionada actividad de lxs artistas y a sus generosos aportes.

Llegamos entonces, al eje de esta exhibición, el vínculo entre lxs artistas y lxs coleccionistas; y el fascinante rol que tienen lxs artistas, en tanto han desbordado sus tareas tradicionales y se han visto en la obligación de rellenar muchísimos otros espacios que estaban desiertos: artistas como coleccionistas, artistas como gestorxs, artistas como galeristas, artistas como editorxs de publicaciones de arte, artistas como creadorxs de micromuseos y un largo e imaginativo etcétera.
Así, en el descampado de esta escena nacional, son lxs artistas quienes más invierten, quienes más alimentan a la hermana privada y quienes, por tanto, conforman (una vez más) el núcleo alrededor del que cual algunas tardes, algunas niñas, pueden seguir tomando un poco de chocolatada.

 

+ info https://museogenaroperez.wordpress.com

con el apoyo de
con el apoyo de
aecid
En tu mail! Ingresa tu dirección de e-mail para recibir novedades, convocatorias y lo más destacado de hipermedula.org
micromundo.net
×