Déjenme tener el valor para resistir la tentación de inventar una forma

 

Ciudad de Buenos Aires. Argentina. Del 2 al 30 de noviembre 2019.
Déjenme tener el valor para resistir la tentación de inventar una forma
Munar
Don Pedro de Mendoza 1555, La Boca
http://www.fundacionelmirador.org

 

 

Déjenme tener el valor para resistir la tentación de inventar una forma

Inauguración: Sábado 2 de noviembre 2019
Artistas: Franco Basualdo, Lucia Von Sprecher y Magdalena Petroni
Curaduría: Alfredo Aracil

Lugar: Munar
Dirección: Don Pedro de Mendoza 1555, La Boca
Horarios: de Miércoles a Sábados de 13 a hs.
La exhibición podrá ser visitada desde el sábado 2 de noviembre hasta el sábado 30 de noviembre 2019.

Disolver la noche no es acabar con ella, ni tampoco olvidarse en su interior. Es una experiencia que separa capas de negro y moléculas, una a una. Aprender a incorporar y a atravesar otros formas de percibir y otros estados de la materia. Es ejercitar y ejercitarse, reconocer que el cuerpo es nuestro solo a medias. La prueba de ello es cómo, en la enfermedad o el agotamiento el cuerpo es capaz de comportarse de manera monstruosa, cómo puede rebelarse autónomo de la voluntad y castigarnos, incluso hacernos sufrir. De hecho, se emplea a veces en los límites de lo horroroso y lo inhumano.

Las prácticas y estados de consciencia/ketamina que nos convocan en este proyecto a la vez individual y compuesto, buscan despertar la química y la dinámica del cuerpo disminuido, indolente y falto de atención que hemos heredado del proceso de normalización general y domesticación que sufre la vida desde hace milenios. Son prácticas que buscan liberar un segundo cuerpo que prevalece a pesar de todo.

Conjurando automatismos, disciplinas y embrujos, quisiéramos conducirnos por la autopista del azar y la necesidad que polariza la existencia. Portamos un alien adentro: un pasajero misterioso que ahora convocamos, extrañando la experiencia cotidiana de ser uno mismo, de ser idéntico. Por fuera de toda libertad prefabricada, por fuera de la ubicuidad de una imagen propia y un decoro que es, siempre, una forma dada, un lugar común. Obediencias conscientes, ciegas e irracionales, como votos monásticos y pactos con el diablo, esfuerzos sobrehumanos; pero no como subordinaciones (in)voluntarias ni como goces impotentes.

Inhalar aire, respirar hondo e ir al fondo, para tumbar algoritmos e inventar sistemas anormales, para acceder a una sensibilidad otra y aumentada, a una conciencia universal, que puede ser de todas las especies y de todas las naturalezas. El rechazo, decíamos, de una forma de libertad prefabricada que es solo libertad de consumo reglada. El rechazo de una libertad morfológica que hace pasar por deseables modos de vida en verdad miserables.

Alfredo Aracil

 

+ info http://www.fundacionelmirador.org

con el apoyo de
con el apoyo de
aecid
En tu mail! Ingresa tu dirección de e-mail para recibir novedades, convocatorias y lo más destacado de hipermedula.org
micromundo.net
×