Territorio y refugio

 

Valencia, España. 25 de septiembre 2020 al 8 de enero 2021.
Exhibición Territorio y refugio
Galería Luis Adelantado
Bonaire 6. 46003
(+34) 963 510 179
https://www.luisadelantadovlc.com
facebook 
twitter 
instagram 

 

 

 

Territorio y refugio

Rosana Antolí, Lucía C. Pino, José Luis Cremades, Nuria Fuster, David Lerones, Marta Negre, M Reme Silvestre, Anna Talens, Nelo Vinuesa

 

Los objetos emocionantes

Texto con motivo de la exposición Territorio y refugio

César Novella

 

De la ausencia, de ese abrazar lo inasible como refugio último. Del buscar asir lo inasible como acto último. Del amor por definición, esta muestra huele y debe manipularse como se manipula algo muy querido, algo que quizá aun sin conocerlo, lo unía a nosotros de manera psicológica. Los objetos son emocionantes, los emocionantes objetos son. El refugio nos ha protegido, y ahora es el momento de protegerlo a él, ritualizarlo con nuestro dominio visual leve aunque férreo de las cosas que se van haciendo, moviéndose por la CASA como si unos duendes silenciosos alborotaran el supuesto orden doméstico, escondiéndonos las cosas. Sensaciones y materias. Palabras, sinceridad. ¿Por qué?… porque las sensaciones son palabras y éstas son materia, y la poesía en prosa que materializan estos artistas contemporáneos valencianos que prefieren que los objetos, las emociones y sus transformaciones hablen MÁS Y MEJOR del post paisaje que es nuestro territorio y un refugio defina un momento concreto en la Historia del Arte Valenciano Contemporáneo.
AQUÍ Y AHORA.

Y por un proceso de sanación que comienza ahora con:

A. presente perfecto el aroma a madera fresca recién serrada y montada en el bastidor,

B. futuro simple la ruina romana y griega y árabe mil millones de veces transitada,

C. futuro imperfecto el baile minimalista en el límite entre el mar y la tierra recién llegados a la cala ocre (de reflejos azules),

D. pasado perfecto simple el viento tórrido con sabor a hierro,

E. futuro pluscuamperfecto lo horizonte azul piscina de sensaciones amputadas,

F. pasado simple el prado recién llovido con nuestra tienda de campaña recién montada,

G. pasado imperfecto los reencuentros con texturas de diseños amados no emparentables que logran enamorarnos,

H. pretérito pluscuamperfecto los flashes y el maquillaje moderno puesto aun…,

I. presente imperfecto las flores sobre piel sobre flores sobre plasma.

J. Y si tuviera que elegir un único término sería: SINESTESIA.

K. Y si tuviera que elegir dos términos serían: SINESTESIA HETEROCRONÍA.

Nuria Fuster

Nuria nos trae alquimia, piezas de corte fotográfico que combinan, como dobles, materiales anteriormente nunca emparentados. Es un intento muy forzado de concretar tiempos emocionales por medio de la puesta en escena parcial de parejas de materias aparentemente no emparentables. Texturas altamente no emparentables. Límites. Ensayos, tests, experimentos de supuesta filiación formal y de empecinamiento de laboratorio alquímico que tratan de entablar relaciones de empatía entre objetos contingentemente emparentables, buscando la transformación absoluta, como en el cine de Nicolas Roeg. Collages de ruda obviedad, inofensivos ensayos fotográficos, elegancia vestida de aparente sencillez, así es el ensamblaje lírico de imágenes no emparentables, objetos encontrados enamorados entre los restos de un refugio secreto. Babas y espumas. Un atlas de emociones límite. La imagen del objeto que siente que lo están mirando. Pasado imperfecto.

Anna Talens

Mirando que lo siente del objeto están que la imagen.
La aparente fragilidad de la obra de Anna viene de profundis, esta vez, a situarnos en un tiempo de aprendizaje salvaje. Garras. Casi como Thoreau observando aquellas aves que tanto le intrigaban. Obras de primeras escapadas al bosque ululante de eucaliptos con el viento seco del norte. «En líneas generales se trata de utilizar el lienzo como material escultórico, en la producción de una serie de obras que funcionan como ejercicios pictóricos realizados por un escultor». Loneta desestructurada, evidenciar lo estructural del soporte que queda oculto por la construcción y el acabado. Permitir que el paso de ese viento por el lienzo nos refresque la cara, y nos caliente la mente. Se trata de ensayo, de prosa que es poética. De viajar con el viento de cara. Pasado perfecto simple.

Rosana Antolí

Loops interminables. Gracias al trabajo de Rosana somos capaces de situarnos en el territorio del Presente Imperfecto. Con ese azul imperfecto de la costa de Altea que nos deja vislumbrar reflejos de conchas un viernes a las 10 de la mañana. Desde la ventana vemos el mar, pero cuando bajamos nos adentramos en la cavernosidad de las grutas blancas donde el mismo mar que veíamos es algo interno que resuena mansa y poderosamente en las paredes blancas de caliza casi marmórea.

Electrónica fina y ritmos de kraut rock en esas composiciones tan tan equilibradas, en su desvarío danzante. Voces en una colina y en el wc contiguo. Rayas, puntos, saltos, interferencias, ruido blanco. Rayadas propias de un príncipe desterrado a Inglaterra.

A Tube Under The Sea (2020) es sin lugar a dudas un gran avance tanto técnico, como poético, como generacional. Nos permite movernos en ese ritmo frenético del underground en el que nuestros iPods son la mejor compañía, nuestro refugio preferido. Escuchar esa caverna en un loop interminable, y después mover nuestras manos en ese aire fresco para caligrafiar los ecos de lo primitivo que se adentra en el futuro. En el futuro imperfecto. La imagen nos interpela.

Reme M. Silvestre

«Algo huele a podrido en Dinamarca».
Reme, Remedios, querida remedios, ungüento balsámico. La potencia de los elementos, principalmente el agua en cualquiera de sus estados, nos informa, a través de las plantas medicinales y de las sales minerales, que debemos cuidarnos. Cuerpo, refugio, ajedrez. El horizonte de sucesos sería en este caso la cibernética de lo post humano vehiculado desde la producción industrial de productos de última generación con los que nadar mejor en una piscina de azul perfecto. Futuro Pluscuamperfecto. Paleo futurismo. Con ¿Sabes cómo disponer de un cuerpo? (2019) Reme ya nos escupe el vómito azul a la cara literalmente, y después de tres semanas podemos seguir notando el azul, ya más traslúcido, que, adherido como fósil pornográfico a la cristalera nos deja ver, nos deja adivinar un Opel Kadett amarillo acid house y el rótulo negro y amarillo atrás de una peluquería del barrio de Ruzafa. Quizá veamos pasar a Duchamp también. Por la cristalera de la galería Luis Adelantado veremos deambular amputaciones perfectas.
Ni objeto ni imagen.

José Luis Cremades

Presente Perfecto.
La magnífica sobriedad del atemperado trabajo del artesano. Melancolía, cómo no. Para decir NO, pues, si no, ¿para qué sirve la melancolía?… los objetos espectrales. Pero la carga de los estados de ánimo espectrales que nos brinda (de brindar, por él, por su trabajo y dedicación) José Luis en esta gran muestra colectiva debería estar continuamente en el presente. ¿Por qué?, porque gracias a estas gradaciones meticulosísimas de tonalidades aprendemos algo. Aprendemos lo que significa la pérdida de un ser querido, por ejemplo, e incluso la pérdida de un ser querido siendo invisible. Sentir el peso de la luz que siente que el tiempo pasa, inexorablemente, “juntos de la mano hacia la Nada…”, … ¿Podría una máquina hacer esto?…
Densidad aurática, estancias. Giorgio Agamben sentado con la mano apoyada en su frente, incluso introduciendo el dedo índice en su oído izquierdo para intentar silenciar ese pitido incesante que es propio de los hijos de Saturno. Del influjo de la densidad de sus anillos, repletos de objetos que, desde esta distancia, parecen polvo.
La imagen es un objeto.

Marta Negre

La imagen es un ensayo, y su objeto es la imagen. Una cápsula audiovisual de Marta Negre con la participación de Radiante Visuals, Andreu Signes, María Sorribes y Carmen Verdú, así como nuestro querido CCCC de Valencia, de fondo. Territorio y refugio valenciano en estado puro. Desde el clubbing posmoderno hasta Los Pasajes de Charles Baudelaire, pero sobretodo de Walter Benjamin, con especial hincapié en Jean Baudrillard, sin desdeñar a Michel Foucault, con la inestimable ayuda de Friedrich Nietzsche y los pequeños apuntes de Paul Feyerabend, y, cómo no, la supervisión de Platón desde la sombra, el supuesto conocido como “demonio del mediodía” nos asalta en las horas más digestivas para tentarnos con sus encantos, hacernos perder la fe y, en el caso que nos ocupa, intentar hacernos desaparecer por medio de fogonazos de flash incesantes. Pretérito Pluscuamperfecto.

Lucía C. Pino

Futuro simple. “No hay futuro”.
La incidencia que las artes visuales tienen en las artes audiovisuales hoy en día, es innegable. Pero que las artes visuales tienen un vínculo estructural con la imagen cinemática es más que innegable, principalmente con la escultura actual. Veamos ejemplos: fluidos y homenajes, accidentes, carne contorsionada por las vueltas de campana dentro de un automóvil despeñado, sexo húmedo en parkings de aeropuertos, prótesis y cafeína, cigarrillos colapsando el cenicero que son arrojados por la ventanilla abierta, semáforos en rojo, en amarillo, en azul…ciudades autopista, como podría haber sido Valencia, en un futuro imperfecto… Barro y espejos dobles, polvo de ruinas romanas mezclado con anfetamina, horchata y música industrial golpeando la puerta. Como en una factoría del dolor, las piezas que Lucía nos trae esta vez, se retuercen en un cisma de placer que concuerda con el desarrollo de la Historia misma. Un pasado productivo e industrial que interpela al visitante en base a grandes pantallas donde órganos sexuales se introducen en tubos de escape de coche, y seguidamente grandes letras que no podemos identificar con los objetos, pues estamos en el futuro simple de tierra negra, seca y fría.
Aquí, las gafas de sol son imprescindibles a cualquier hora, pero no esas de colorines que regalan con los cereales de colorines o la crema bronceadora, gafas de sol negras brillantes y bajo ellas ojos brillantes. Desguaces de automóviles rodeados de campos de aguacates vigilados por cámaras autónomas con focos de luz estroboscópica. Humo de tubos de escape sobre muros de mampostería romana de época alto imperial. Ruido negro brillante. Sustancias comunicantes.

David Lerones

La imagen es un fantasma, y el deseo es su objeto.
David nos regala generosamente un diario de trabajo de campo a nivel post impresionismo de última generación, donde los objetos reales se confunden con los verdaderos, en una cascada de pantallas y trampantojos que, si observamos con detenimiento —pues es a lo que nos obliga David— es a darnos cuenta de que podemos accionar el iPhone aun con celo pegado sobre él, así como con una flor silvestre también. El magnífico tamaño elegido para la ocasión nos permitirá generosamente el proceso de inspección. Además, el marco blanco genera este marco en el cual podemos perdernos sin miedo en un mundo de reciprocidades, ambigüedades e incertezas. Flor silvestre sobre piel nos ayudará a su vez a centrar más el asunto, permitiéndonos el perdernos ya infinitamente en esa, su piel. Buscando el presente imperfecto.

Nelo Vinuesa

El fantasma es el objeto. La palabra es el objeto. El juego es la palabra.
Intentando jugar con el pasado simple.
Juegos de montaje de arquitecturas efímeras y combinables con colores combinables. Construcción respetuosa. ¿Nos habla Nelo de un paisaje utópico?, ¿de una ciudad sobre una montaña que se ha interiorizado como un reto poético que se construye en base a formas primitivas de color?, ¿de la belleza que “será compulsiva o no será” o más bien de todo lo contrario —o de todo al mismo tiempo—?, ¿juego al Ünheimlich o más bien a la Aufklärung?… Dentro de su cruda propuesta para Territorio y refugio nos sentimos acogidos por la solidez de sus óleos, por sus perfectos tamaños, que, de ser nosotros, domesticaríamos con alegría en el lugar más insospechado de nuestros refugios. Son piezas que funcionan de todas las maneras, con versatilidad pasmosa. Mayéutica. Vuelta a Sócrates el hijo de un cantero ateniense y de una matrona. Juego limpio. Habrá que hacer todas las combinaciones posibles con los tamaños más transportables. Habrá que jugar a las cartas hasta caer agotados. Habrá que pintar hasta llenarlo todo de pintura, ya sea con acrílico, con óleo o con sudor —o con todo al mismo tiempo—.

 

 

José Luis Cremades. Still Life, 2020. Óleo sobre lienzo. 200 x 130 cm / cada una

 

Territorio y refugio, 2020. Sala 1. Vista general

 

José Luis Cremades. Still Life (Detalle), 2020. Óleo sobre lienzo. 200 x 130 cm

 

 

 

Rosana Antolí. A Tube Under The Sea, 2020. Resina, metacrilato, cobre, latón, arena, piedras mediterráneas. 113 x 120 x 300 cm

 

Rosana Antolí. A Tube Under The Sea (Detail), 2020. Resina, metacrilato, cobre, latón, arena, piedras mediterráneas. 113 x 120 x 300 cm

 

 

Rosana Antolí. Symbiosis No10. Echo of Two Fingers Stopping my Breathing Nose & Loop of a Wish Me Luck, 2019. Tiza, pintura acrílica y grafito en papel botánico Fabriano. 56 x 56 cm

 

 

Nuria Fuster. Serie Eclipse, 2018. Copia Ultrachrome en papel fotográfico Ilford Galerie Smooth Pearl de 310 gsm. Montada en dibond de 2 mm

 

Territorio y refugio, 2020. Sala 2. Vista general

 

Nuria Fuster. Serie Eclipse #11, 2018. Impresión Ultrachrome en papel fotográfico Ilford Galerie Smooth Pearl de 310 gsm. Montada en dibond de 2 mm. 61 x 93,5 cm. Ed. 3

 

Nuria Fuster. Serie Eclipse #01, 2018. Impresión Ultrachrome en papel fotográfico Ilford Galerie Smooth Pearl de 310 gsm. Montada en dibond de 2 mm. 61,5 x 91,5 cm. Ed. 3

 

Nuria Fuster. Serie Eclipse #04, 2018. Impresión Ultrachrome en papel fotográfico Ilford Galerie Smooth Pearl de 310 gsm. Montada en dibond de 2 mm. 61,5 x 91,5 cm. Ed. 3

 

 

Anna Talens. Cuadro rosa con plumas rosas (Detalle), 2008. Acrílico sobre lienzo. 81 x 100 cm

 

 

Anna Talens. Cuadro negro con plumas negras, 2007. Acrílico sobre lienzo. 170 x 170 cm

 

 

Territorio y refugio, 2020. Sala 2. Vista general

Lucía C. Pino. Irdial, 2015. Vidrio espejado, cadenas, correas, barro, pelo sintético y tejido tratado. 105 x 101,5 x 14 cm | 8 x 120 x 29 cm

 

 

 

 

Territorio y refugio, 2020. Sala 3. Vista general

 

Lucía C. Pino. Irdial, 2015. Vidrio espejado, cadenas, correas, barro, pelo sintético y tejido tratado. 105 x 101,5 x 14 cm | 8 x 120 x 29 cm

 

 

Lucía C. Pino. Irdial (Detalle),  2015. Vidrio espejado, cadenas, correas, barro, pelo sintético y tejido tratado. 105 x 101,5 x 14 cm | 8 x 120 x 29 cm

 

Nelo Vinuesa. Camp Kit 15 (The Penultimate Day of Pompeii), 2020. Óleo sobre papel. 160 x 120 cm

 

Nelo Vinuesa. Camp Kit 6 (Detalle), 2020. Óleo sobre papel. 42 x 29,7 cm

 

 

Territorio y refugio, 2020. Sala 3. Vista general

 

Marta Negre. Egomaniac Digital Customize, 2020. Vídeo Digital 4K, 16:9, color, sonido, V.O. inglés, subtítulos en inglés. 2’5″

 

 

Territorio y refugio, 2020. Sala 4. Vista general

 

David Lerones. Flor silvestre sobre monitor 02, 2020. Impresión fotográfica sobre papel montada en marco blanco. 180 x 120 cm / Ed. 5

 

 

David Lerones. Flor silvestre sobre piel, 2020. Impresión fotográfica sobre papel montada en marco blanco. 47 x 30 cm

 

 

Lucia C. Pino N. 7, 2019. Hierro. 92 x 41 x 24 cm

 

 

Territorio y refugio, 2020. Sala 5. Vista general

 

 

Territorio y refugio, 2020. Sala 5. Vista general

 


M Reme Silvestre. ¿Sábes cómo disponer de un cuerpo? II, 2020. Gel de ultrasonidos terapéutico sobre cristal. Instalación site specific

 

M Reme Silvestre. ¿Sábes cómo disponer de un cuerpo? II (Detalle), 2020. Gel de ultrasonidos terapéutico sobre cristal. Instalación site specific

 

 

M Reme Silvestre. ¿Sábes cómo disponer de un cuerpo? II (Detalle), 2020. Gel de ultrasonidos terapéutico sobre cristal. Instalación site specific

 

 

+ info https://www.luisadelantadovlc.com

con el apoyo de
con el apoyo de
aecid
En tu mail! Ingresa tu dirección de e-mail para recibir novedades, convocatorias y lo más destacado de hipermedula.org
micromundo.net
×