Un recorrido por Fantástico Riesgo País de CryptoArg

 

Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Julio 2022.
Un recorrido por Fantástico Riesgo País de CryptoArg
Relatos de Ficción y Economía por Merlina Rañi
CryptoArg
CryptoArg

 

 

Un recorrido por Fantástico Riesgo País de CryptoArg

Relatos de Ficción y Economía por Merlina Rañi

CryptoArg es una comunidad de cryptoartistas muy grande, con su núcleo fuerte en la escena del arte y el diseño en Argentina. Alrededor de un server, tanto artistas argentinos como de latinoamérica, comparten conocimientos y experiencias sobre el mundo crypto, así como también unen su talento en colaboraciones y producciones. Desde este nodo de producción CA propone su Space dentro de SuperRare, como un espacio para articular los trabajos de distintxs artistas que comparten un marco social y un contexto de creación con sus particularidades.

Para su primera propuesta, la idea fue pensar en un tema que sea lo bastante abarcativo e inclusivo a nivel territorial y a su vez, capaz de reflejar el carácter de su contexto creativo. Así surgió la idea de trabajar sobre el Riesgo País, un índice económico bastante conocido en la región, que vincula la crisis y la especulación financiera del mercado, en el círculo vicioso y maquiavélico que caracteriza a las economías del sur global.

Pero el tratamiento no sería del orden de la información, sino que representado desde piezas de arte, requeriría el pensamiento alternativo y creativo propio de sus lenguajes elaborados y resistentes, razón por la que la elección fue incluir un género de la literatura en el que los rasgos culturales, locales y regionales —sus signos y símbolos— puedan desplegarse y así desarrollar su discurso cómodamente. Con la intención de abrir esos rasgos y explorarlos, en vez de determinarlos.

El Fantástico fue el género que nos permitió reflexionar y dar nuevos sentidos a una narrativa, que desde los medios amarillistas se impone como realidad —aprovechando el orden fáctico de los números y olvidando la carga subjetiva de quien los calcula. Esto es algo que se ve reflejado en general en la producción artística local, que portadora de un discurso latente nos propone un mundo a partir de las tensiones propias de su contexto.

El hecho de trabajar con un concepto tan ligado a las economías de la Institución País, desde un cuerpo de obra que habita el circuito crypto es a la vez complejo e interesante, porque nos brinda la posibilidad de ampliar los puntos de vista sobre este tipo de fenómenos tan materiales. Sin embargo, la premisa de la muestra fue trabajar en el aspecto simbólico del concepto desde una perspectiva sensible e incluso emotiva, pensando en el contexto en que se produce arte.

Las obras presentan distintos tipos de mutaciones que se estructuran sobre un equilibrio muy delicado, al borde de lo roto, y cuya finalidad es perder la forma para lograr habitar un escenario más allá de la ruina. Hay un profundo sentido poético que conecta a las obras, una lírica en esa posibilidad de seguir existiendo más allá de lo imposible y de la controversia.

Sin duda es un tema muy fuerte e incluso polémico —y cada unx de lxs participantes tendrá su propio punto de vista— pero funcionó como una perspectiva desde dónde problematizar una narrativa que nos resulta propia.

 

Una naturaleza sospechosa

Las obras de Dani Leoni y Lulú, presentan distintas ideas que juegan con lo natural, lo sobrenatural, lo real y lo artificial. En el caso de Inner Garden de Dani Leoni, en una escena que muestra despojo y abandono, aparece una fuerza que opera sobre lo concreto y rompe con lo establecido. En este contexto la ruina puede ser el triunfo de la naturaleza y a su vez, lo que realmente existe es de una calidad espectral, un matiz entre la vida y la muerte.

Lulú presenta Tres Deseos, un mapa de texturas a punto de desaparecer, que se manifiestan exuberantes, de una naturaleza tropical y también algo plásticas. En su indefinición podemos encontrar un altar o la decoración china de una pecera. En definitiva la escena está compuesta por objetos cargados de un valor sentimental; como tales los sostiene una fe, que solo puede durar hasta que se apaguen las velas.

Atad0 con Alambr3 de The Internet Office, juega con la tensión compositiva. Materialidades muy distantes son forzadas a convivir a partir de su divergencia. Son elementos puros, que en bruto forman algo que parece una joya exótica, que en su artificialidad, es capaz de fomentar la vida y comportarse con cierta organicidad. Esos elementos que se disponen en tensión, representan lo culturalmente heredado así como la mutación casi transgénica del recurso natural.

En el caso de la colaboración de Afr0dita y Milton Sanz, Todo Teatro es Liminal, se plantea una escena que en su centro ubica la controversia. Se dispone como un espacio con elementos protagonistas que son explícitos pero duales, y en algunos casos hasta irreconocibles. Es una fuente de incógnitas narrativas que nos invitan a habitar el misterio. Con una impronta estética algo romántica, propia de la escuela pictórica y de la naturaleza muerta que carga de simbolismo a los posibles relatos.

Mientras que en la obra de Frenetik Void, Incendios, se presenta el problema de la saturación en el contexto de un cuerpo quemado de sobreinformación, adulterado por las distintas problemáticas que atentan contra su existencia y su contexto. En el frenesí de un ámbito rabioso, surgen una estética y una poética propias de la crisis, y fundamentadas en la deformación absoluta e irreversible de lo conocido.

 

¿En qué podemos transformarnos al sobrevivir?

En la siguiente tanda de obras, cambia el escenario, sin embargo el problema sigue siendo la inestabilidad de la forma, desde la obra de Fakt0r que nos muestra una criatura germinal no humana, a la de Luxi y Gcrll que ponen en cuestión lo sostenible, el equilibrio y la materialidad. Dentro del relato manifiestan lo que sobrevive a la catástrofe.

Señor de todas las cosas de Fakt0r, muestra una forma de vida completamente mutada, quizás por la adversidad o quizás por la falta de empatía, que a su vez podría ser el rostro invisible de aquello que nos rige. Divina o simplemente poderosa, es una forma de vida operativa y fría, adaptada a un ambiente hostil, cuya fisiología difiere diametralmente de las necesidades vitales de un ser humano.

Esta pregunta sobre las necesidades vitales surge desde otro ángulo en la obra de Gcrll, 7722 puntos, que propone habitáculos sostenidos en una red de tensiones creciente y definida en su misma crisis. Edificado sobre el riesgo, el medio en que las personas viven peligra a cada pequeño cambio en esta compleja tensegridad, que representa el sostén externo a un cuerpo erigido en situaciones extremas, y extrañamente futurizas. Mientras que en Oxygem de Luxi, una materia se debate entre la solidez y la liquidez, y sobre ésta se montan una serie de construcciones absurdas de un carácter casi lúdico. Hay una dinámica entre texturas y materialidades disímiles que logran armar una composición, y una mano humana que sostiene todo el delirio en un gesto casi imposible. De nuevo, se pone en juego el equilibrio, en un extremo tensionante, que si bien es estático, nos permite proyectar el desastre inminente.

Las obras de Ver Clausi y de Martín Bruc, que siguen en el recorrido del relato, nos muestran una fase de disgregación total, una complejidad que fragmenta tanto la visión, que nos enfrenta a la dificultad de establecer un sentido. En Risk on Skin and Avatar Patterns de Ver Clausi, aparece el problema del devenir del cuerpo en esta complejidad, pero además en la imposibilidad de proyectar un futuro. A su vez la obra también plantea la persistencia inimaginada, una adaptación posible y plásticamente feliz. Algo mórbido y algo divertido caracterizan al lenguaje de la obra, que abre su imaginario hacia lo desconocido con una intención de entrega a su deriva.

Shift de Hierro de Martin Bruc nos plantea esa misma complejidad en un paisaje que opera como un punto cero, dónde la temporalidad se ve colapsada, así como la fantasía y la materialidad. Trae la idea de lo material desde un metal, pero en su multiplicidad virtual —el shift—, y lo plasma en una formalidad extra barroca (churrigueresque) que tiende un puente al pasado colonial y otro a su presente deforme.

En ese filo podemos encontrar también Moment de Julián Brangold. Nos plantea una escena con una carga simbólica muy potente, dónde se instalan muchas preguntas sobre la condición humana, desde la relación entre la digitalización y la calidad, a la simulación de la precariedad. Pero sobre todo, en la obra persiste una poética que se funda en lo destruido y hace de ese lugar urgente, su ámbito natural.

 

Ejercicios de poder

En la última sección del relato encontramos tres obras bastante disímiles, que aportan desde distintos ángulos la idea de un ejercicio de poder. En The Meeting de Okytomo, se formula un imaginario sobre el lugar dónde se toman las decisiones que afectan a las personas. Nos muestra un espacio sobre las nubes, que Olimpo o rascacielos, está alejado del alcance de los mortales; como plebeyos no tenemos poder de acción, solo aceptar el destino económico ejercido desde las altas esferas del poder.

En Explosión, explotación de Lucas Aguirre, ese poder se ejerce sobre un cuerpo. Una entidad, entre máquina e insecto, domina a una figura humana al borde de deglutirla. La humanidad (acá representada como un modelo de stock), está a punto de perder cualquier rasgo de subjetividad en el abismo de lo inhumano. La entrega al trabajo cambia el cuerpo al punto de redefinirlo como especie.

Finalmente en Fons Mercurialis de VXN, vemos también una reflexión sobre el cuerpo en su estado de transformación. El foco en este caso tiene que ver con lo que es posible cambiar y la transmutación que implica adaptarse a un medio profundamente lábil e impredecible. En plena gimnasia, encontramos una figura en su instancia de mutación, haciendo lo necesario para existir en una dificultad que no garantiza la integridad del cuerpo.

El recorrido termina por devolvernos una topología particular, dónde el caos es lo establecido, así como la incertidumbre se ubica en el fondo de todos los discursos, como fuente de poética y potencia estética. La proyección de sus campos simbólicos tiene un componente narrativo y afectivo que denota la importancia de encontrar sentido a la experiencia material a través del arte.

 

 

Inner Garden. Dani Leoni.

 

Tres Deseos. Lulú.

 

Todo teatro es liminal. Afr0dita x Milton Sanz

 

Atad0 kn Alambr3. The internet office.

 

INCENDIOS. Frenetik Void.

 

Azatoth. Fakt0r.

 

7722 puntos. Gcrll.

 

Oxygem. Luxi.

 

Risk on skin and avatar patterns. Ver Clausi.

 

Shift de hierro. Martin Bruc.

 

Moment. Julian Brangold.

 

The meeting. Okytomo.

 

Explosión, explotación. Lucas Aguirre.

 

Fons Mercurialis. VXN.

 

+ info  cryptoarg

con el apoyo de
con el apoyo de
aecid
En tu mail! Ingresa tu dirección de e-mail para recibir novedades, convocatorias y lo más destacado de hipermedula.org
micromundo.net
×