4×10. Exploraciones sonoras sobre el tiempo

 

Medellín, Colombia. Del 21 de marzo al 4 de junio de 2018
4×10. Exploraciones sonoras sobre el tiempo
Lab3
Museo de Arte Moderno Medellìn
Ciudad Del Río · Carrera 44 N° 19A-100 ·
Tel: +(574) 444 2622
info@elmamm.org 
http://elmamm.org

 

         imagen: Lucrecia Dalt

 

4×10. Exploraciones sonoras sobre el tiempo

Lab3

Artistas participantes

Andrés Posada y Rodrigo Henao · Eliana Beltrán · Ensamble ÆÔN. José Fernando García, Andrés Lozano, Esteban Pardo, Juan José Madrigal, Juan Diego Mieles, Manuel Theo Dover, Matías Uribe Ramírez · Jaime Carvajal · José Santamaría · Juan Esteban Gärtner · Julianna y Merino· Lucrecia Dalt · Miguel Isaza · Taller [expr] Cristian Álvarez, Diego Molina, Sebastián Orejarena, José Gallardo, Daniel Martínez, Diego Pulgarín, Alejandra Montes, Gustavo Tapias, Alejandro Bernal

En las últimas décadas hemos sido testigos de un cambio importante de la concepción tradicional de la música a una noción más amplia del sonido en sí mismo. Este cambio no solo representa un movimiento de la música al sonido, sino además de nuestras relaciones con el ser y tiempo.

Desde mundos sonoros contemplativos creados con campanas que marcan tiempos ceremoniales, paisajes sonoros procesados de ríos calles y lugares, pasando por los múltiples timbres y ambientes arenosos de los sintetizadores, el rudimento de un litófono que evoca sonidos del tiempo geológico, hasta fragmentos de textos y poesía fonética podrán ser escuchados en esta exposición que celebra la vida del museo con 40 minutos de escucha.

En Concentric Nothings, Lucrecia Dalt nos presenta un ejercicio lírico de disolución de la voz en el que se explora la separabilidad y el entrelazamiento irreversible en un espacio de tiempo elástico a partir de una letra escrita por la artista en colaboración con Henry Andersen.

Let my touch be indistinct and instinctive
Let my glance be passer-by
Let my system swallow its own system
Let my breath move outward in concentric nothings
Let it carry the news

Let my motion be expansive
Let my limits be as atmospheres and bracken
Let my decadence be candid
Let my wanting be scentless

We had touched as only atmospheres touch.

Miguel Isaza emplea la grabación y procesamiento espectral/granular de diferentes objetos para componer ‘Subscendencia‘, pieza que trata sobre la ecuanimidad de la hora y el segundo. Busca explorar la idea de contener grandes cantidades de sonido en pequeños espacios de tiempo y viceversa, utilizando la materia sónica como elemento cosmológico y apuntando a la escucha como una dimensión especulativa. De esta forma el sonido aparece como tiempo maleable que puede granularse en milisegundos, en ondas seno o en sílabas elementales.

Ghanta, de Andrés Posada y Rodrigo Henao, explora diversos sonidos derivados de cinco ghantas de distintos tamaños, (Ghanta es una campana rustica usada en ceremonias hindúes cuyo tintineo es considerado como un sonido auspicioso). Sonidos tañidos, frotados y raspados, con diferentes baquetas y materiales sobre las campanas que luego fueron procesados digitalmente buscando una acumulación de capas y líneas sonoras. Durante el transcurso de Ghanta aparecen golpes de campanas, de más a menos, que pueden representar llamados ceremoniales o simples patrones rítmicos que marcan un transcurrir del tiempo.

A partir de una paleta sonora limitada que compele el trabajo de síntesis a su máxima expresión, en la pieza Bardo 02, Jose Santamaría extrae del sonido de ríos, texturas y timbres, ahondando en ese viejo concepto de la música electrónica, que habla de encontrar musicalidad en sonidos aparentemente no musicales. ¿De la misma forma que el prisma logra descomponer la luz blanca en colores, es posible descomponer el ruido blanco en sonidos armónicos, notas temperadas y así componer música creando única y exclusivamente con los sonidos del río?, Es la pregunta que se plantea el artista para abordar el proceso creativo de esta pieza que a su vez hace parte del tema de investigación que ha sostenido por más de 10 años.

En la misma ruta creativa de la grabación de campo, en Cuatro gestos para un espacio, Jaime Carvajal captura, analiza y procesa grabaciones realizadas en Ciudad del Río y algunos espacios interiores del Museo, creando una pieza con evocaciones al ambient, de paisajes granulados que nos sumergen en la reflexión sobre el tiempo y el espacio con partículas sonoras del entorno.

En Oxido, Juan Esteban Gardner graba en cassettes largos cortes de notas generadas por la síntesis modular para alterar su velocidad, añadiendo nuevas texturas y procesos de síntesis granular que dan granos brillantes a la atmósfera. “Todo se oxida y la originalidad del individuo no es suficiente” comenta el artista en las notas de esta pieza sonora que invita a reflexionar sobre la vulnerabilidad del ser y la identidad colectiva a través del sonido.

 

 

En su track Psique, Julianna y Merino empleando algunas herramientas propias de su trabajo en el mundo del techno como el Arturia Microbrute, el Roland JV2080 y TR-08, grabaciones de campo, de la voz, y Varios VST logran componer un pieza rítmica y ontológica que hace alusión a un tiempo onírico y subconsciente: “Psique, alma, fuerza vital. Ambivalente y herida, la psique se funde en los sueños buscando refugio e intentando volver a su modo natural. Recogida bajo el tiempo, ese espacio tan reducido donde debe someterse y padecer a las diligencias de la conciencia que ya está, de por sí, atendiendo las cosas de la vida.” Comentan en las notas.

En su pieza sonora Imbricación, El Taller [expr] realiza una composición colaborativa inspirada en la música minimalista a partir de la superposición de elementos tímbricos sucesivos en un determinado tiempo, iniciando con un bajo cifrado y limitado en frecuencias al que poco a poco se le van sumando otras sonoridades tanto acústicas como electrónicas; partiendo de una economía de medios, el ensamble logra desarrollar los elementos hasta su máxima expresividad creando una imagen sonora característica.

13 rt U es una obra acusmática compuesta por el Ensamble Æôn, cuya materia sonora consta de un loop de 18,46 segundos que se repite 13 veces. Una situación cotidiana narrada en sonidos incidentales que van siendo procesados a través de diversos mecanismos de síntesis digital. “Se trata de la acusmatización de lo cotidiano, del tiempo aiónico y de las trece regiones temporales del Universo, que no son diferentes de los trece ciclos que la luna completa durante cada ciclo solar”. El tiempo aiónico es el tiempo que no transcurre, el tiempo que es pasado, presente y futuro al unísono, el tiempo en el que una acción cotidiana como, por ejemplo, cocinar, puede ser percibida desde las 13 regiones temporales del universo en un único instante que trasciende la dualidad espacio-tiempo.

En su obra VENETIA PHAIR dijo Plutón, Eliana Beltrán reúne fragmentos de textos sobre el concepto de tiempo profundo en geología; antiguas teorías sobre el origen del material de la corteza terrestre (plutonismo/neptunismo), realiza lecturas de Jimmie Durham y Richard Serra, que combina con el sonido de un litófono construido por la misma artista. Invitando así a pensar los procesos geológicos como metáfora de un tiempo lento y femenino representado por las rocas. En la producción de esta pieza colaboraron técnicamente Emmanuel Lecoutey, Helman Castañeda y Hangar.org.

 

+ info http://elmamm.org

con el apoyo de
con el apoyo de
aecid
En tu mail! Ingresa tu dirección de e-mail para recibir novedades, convocatorias y lo más destacado de hipermedula.org
micromundo.net
×