Silencio, exhibición de Hernán Camoletto

 

Córdoba, Argentina. 26 de Julio al 1 de Noviembre 2019. 19:30 hs
Silencio, exhibición individual de Hernán Camoletto
El Gran Vidrio
Av. Humberto Primo 497
facebook

 

 

Silencio, exhibición individual de Hernán Camoletto

El Gran Vidrio se complace en presentar Silencio, una exhibición individual del artista Hernán Camoletto. Silencio intenta abordar ciertas relaciones que nos atraviesan: sujeto/ lenguaje, sujeto/familia, sujeto/ comunidad, sujeto/ identidad, sujeto/ historia. Estas son algunas dicotomías que determinan nuestra existencia.

Por otro lado, presenta dos certezas fatales: el origen y el fin. El tránsito es silencio y el silencio una zona irreductible a la significación en la que intentamos establecer ciertos anclajes y delimitar un territorio particular. Los límites de este territorio son móviles, difusos y esquivos, así como el material que los constituye: la memoria y el lenguaje.

 

Una Estructura

¿En qué momento nos damos cuenta de que existen los muertos? No “la muerte”, no los cementerios, no “los que no están”. Algo más general y simple: los muertos. ¿Cuántos muertos hay? ¿Cuántos seres vivientes se murieron desde que existe la vida? Desde el momento en que la conciencia elige saber que existe lo que pasó antes de que estemos pasando nosotros, la materialidad de donde estamos parece hecha de muertos. Miles de personas esperaron que corte el semáforo en esta esquina y están muertas. Otras miles subieron las escaleras de este edificio positivista y están muertas. Los árboles quedan, las personas se mueren, pero los árboles también se van a morir. No hay con qué darle. Los caminos prosperan, las sierras se mantienen, el mar sigue haciendo ruido, siempre, para siempre, como siempre. No se nota la muerte de algunos fenómenos, pero cambian: en el ciclo de la materia y el tiempo, en el derretimiento de las formas, en el pastiche de los círculos imperfectos que se arremolinan. Nosotros estamos acá, sobre el camino de los muertos. Lo que hay no nos pertenece, les pertenece. Lo que había no les pertenecía, estaba antes que ellos. Llegamos a las cosas, esto quiere decir también a las palabras, y las cosas ya existen. Nos vamos a morir y van a seguir existiendo. Esto no tiene ningún problema lógico, solo que revierte con su moño de raso la importancia personal.

Podemos elegir los muertos que queramos para volver providencial nuestro paso vital. A esta altura ya los debemos haber elegido. Vamos a elegir muertos favoritos hasta morir, esta idea puede aliviar. Se nos van a morir seres queridos, admirados y desdeñados. También se nos van a morir desconocidos. Miles, millones, hasta que lo nuestro perezca. ¿Pero entonces va a existir la cosa? ¿Habrá que hacer algo para el demás del tiempo? ¿Rige el que vive el descalabro total de lo que no vive? ¿Maneja el que está el peso de lo que está en la memoria final de todo lo que nos regula? ¿Vale la pena pensar lo que pasó? No podemos pensarlo, podemos juntar cualquier parte de lo que sabemos y descubrir EL MITO. Sin gracia y por desgracia, por una llanura elemental de supervivencia, salimos para adelante, en el vitalismo del pobre ciudadano, localizado en la ciudad, con sus plazas, casas, postigones que se cierran y se abren, canaletas, fragancias de flores mezcladas que no se distinguen, colectivos, triciclos, bancos, morfologías de fórmica… se pasa así la enumeración por el tamiz y queda EL MITO, lo único que queda. La estructura de lo que fue es lo que nos queda. Quiero ver si se puede hacer algo menos con la voluntad y algo más con la prudencia. Quiero entrar al nicho perlado de un sueño y volverme a ver en cualquier otro lado, como perdido en el lugar que está atrás de lo que está, más allá de la pampa, más allá del glaciar y del miedo a morir. Se encadenan las partes paradójicas del collar del que no ve.

Se tambalea el rengo. Se ata para no tentarse el guardavidas. Tres personajes en el medio de una historia, de un cuento, de un cartón pintado un domingo para esperar la piedra. Después no sabemos más de ellos, después, como estamos en casa, estamos en lo que nos arregla. Arréglensela, ciudadanos, porque no tienen ni la menor idea del rigor ni tienen la manera de explicar. El lenguaje es un obstáculo para la verdad y es su único tubo. Entonces el que trata de decirla se harta, se vuelve loco, agarra un megáfono y grita hasta quedarse en silencio. Pero el silencio nunca es del todo, es relativo. Se hace silencio para escuchar otra cosa. Pedimos silencio para disfrutar de un sonido. Pedimos silencio para pensar, para quebrar la hilazón del sinsentido. Es en este momento donde el silencio se hace a como dé lugar.

Millones de años pasan y millones de años van a pasar para que el silencio que puede suceder se repita. Se acepta el lujo de elegir a qué someternos, no se elige la libertad. Se vuelve a dar con la corneta del pitido agudo para llegar al punto en que no hay nada para hacer. Todo esto se suma, se acumula, se superpone, se abigarra. No se sintetiza, se vuelven las cosas contra sí entre sí. También eso es lo que se murió y vive y nos constituye y nos reclama. ¿De qué seremos capaces? ¿De elegir a los vivos? ¿De vivir sin pesadilla? ¿De patalear en el yo hacia un poco de paz? ¿De amanerar lo que se dice para transparentarlo y que brille? Seremos capaces de EL MITO, lo que se fue, lo que siempre puede algo más y por eso está. No estamos bien, pero podemos estar peor. Nos queremos, pero cualquiera puede convertirse en canalla ¿Es preferible ejercer el mal o sufrirlo? Pareciera que lo último, siempre y cuando el mal sea algo discutible. Mientras tanto la lectura termina acá. No hay otra cosa que el resto, ese espacio vacío lleno de regalos para nombrar. Como si “darle para adelante”, ese término caro a la fuerza moderna y civil, no fuese más que un chiste, el malentendido del que no sabe qué hay allá, pero va. Tampoco está tan mal, de algo hay que morir.

Por Juan Laxagueborde

 

 

 

 

 

 

Manta
vidrio laminado de 6 mm, esmalte sintético.
180 x 60 cm.
2019

Discurso cuerpo ceniza
Vidrio de 6 mm., esmalte sintético.
30 x 20 cm. cada pieza.
2019

Texto cuerpo cicatriz
papel de algodón de 300 g., dibujo escritura en relieve.
70 x 50 cm.
2019

Texto cuerpo cicatriz (detalle)
papel de algodón de 300 g., dibujo escritura en relieve.
70 x 50 cm.
2019

 

S/t de ña serie «Los hogares racionales»
Vidrio templado de 6mm., esmalte sintético.
100 x 140 cm.
2019

Cadena significante
Cadenas y tubos de hierro de diferentes diámetros.
Medidas variables.
2019

Ensamble
Cemento, yeso, madera, hierro.
390 x 680 cm.
2019

Ensamble (detalle)
Cemento, yeso, madera, hierro.
390 x 680 cm.
2019

En mis trabajos recientes, hay una línea directriz: la posibilidad de que se revele algo de lo inefable. A través de mi obra, intento generar sentidos en zonas donde la palabra no opera o es insuficiente.
Me interesan los materiales en tanto elementos portadores de información (polisémicos, divergentes, tensionados), aliados al momento de construir mis textos. Trabajo vinculándome con ciertas tradiciones del arte en ensamble con otras de la literatura.
Pienso mi obra como un hacer literario. Una literatura expandida en que el tejido se define no por la trama sino por el espacio, el silencio que separa (o une) la urdimbre.

Hernán Camoletto

 

Sobre el artista

HERNÁN CAMOLETTO (SAN JORGE, 1976)

Docente y artista plástico. El cruce y la retroalimentación de estas actividades sustentan sus procesos de producción.

Se formó en talleres, clínicas y residencias artísticas, entre ellas: El Levante, espacio de lectura y confrontación de obra (coordinado por Graciela Carnevale, Mauro Machado y Luján Castellani); El lugar del dibujo en la guerra civil de los signos (coordinado por Lux Lindner); Fisionómica de la isla (coordinado por Javier Carricajo); Puesta en práctica (coordinado por Aníbal Buede, Leonello Zambón y Jorge Sepúlveda); Amor de verano (residencia en Valparaíso-Chile); Taller de edición fotográfica (coordinado por Guillermo Ueno); clínica de obra con Mauro Guzmán.

Ha participado en muestras en Argentina y el exterior. Entre las individuales se destacan: De las horas breves (curaduría de Daniela Rodi, Casa museo Olga Orozco, Toay, La Pampa, 2015); Traducción (curaduría de Mauro Guzmán, Mal de Archivo, Rosario, 2015); No sé nada aunque esta bruma (curaduría de Gabriela Gabelich, Espiria, Rosario, 2014); Restos nocturnos (curaduría de Lucas Di Pascuale, Museo Genaro Pérez, Córdoba, 2012); Hacia dónde va la noche (curaduría de Aníbal Buede, Iván Rosado, Rosario, 2010).

Entre las muestras colectivas: Poética de las relaciones (curaduría de Florencia Battiti, Espacio Colón, Córdoba, 2018); Miradas sobre coleccionismo. Colección José Luis Lorenzo (curaduría de Tomás Bondone, Espacio OSDE, Córdoba, 2017); Imágenes de la distopía. Una ficción posible sobre la colección José Luis Lorenzo (curaduría de Carina Cagnolo, Espacio Colón, Córdoba, 2017); Caudal (curaduría de Andrea Fernández, Rusia Galería, San Miguel de Tucumán, 2014); Terreno baldío (curaduría de Guillermo Daghero, El Gran Vidrio, Córdoba, 2014); Allí, allá desde Argentina (curaduría de Santiago Rueda Fajardo, Plataforma Bogotá, Bogotá, 2012).

Se ha desempeñado como artista curador en muestras como: Un misterio olvidado, de Yuyo Gardiol (Crudo, Rosario, 2018); el ciclo Presente continuo (Museo de la Memoria de Rosario, 2017/8); Puede que no quede nada más que tu reflejo, de Elisa Canello y Mariana Guagliano (Córdoba, 2013); Hola tengo miedo, de Lucas Di Pascuale (Cultura Pasajera, Rosario, 2012).

Da clases de literatura a alumnxs de nivel secundario. Desde 2007 coordina GUAU!, taller de escritura del centro cultural Nise, ubicado en la Colonia Psiquiátrica de Oliveros. Y desde 2013 La Pesquisa, taller de escritura para artistas.

Vive en Rosario.

 

Sobre la galería

El Gran Vidrio es un espacio abierto de producción y cuestionamiento de las prácticas contemporáneas del arte. La galería inició sus actividades en 2010, mudándose al espacio actual en 2014 en la ciudad de Córdoba, Argentina. Su programa anual incluye exhibiciones en la galería, participación en ferias, ciclos de conversación y otras propuestas relacionadas a los artistas que representan.

STAFF DE ARTISTAS: Carla Barbero, Damián Linossi, Damian Santa Cruz, El Pelele, Eugenia Puccio, Guillermo Daghero, Hernán Camoletto, José Quinteros, Lucas Di Pascuale, Manuel Molina, Nina Kovensky, Romina Castiñeira, Santiago Lena, Susana Gamarra, Verónica Meloni, Rocío Moreno, Marisol San Jorge y, como artista invitado, Roberto Jacoby .

DIRECTORES: Juan Pablo Capellino, Catalina Urtubey y Romina Castiñeira.

 

 

Título de la exhibición: SILENCIO

Artista: Hernán Camoletto

Inauguración: Viernes 26 de Julio de 2019 – 19:30 hs
Cierre: Viernes 1 de Noviembre de 2019

EL GRAN VIDRIO: Av. Humberto Primo 497, Córdoba, Argentina
Horario de atención: De Lunes a Viernes de 13 a 19 hs y Sábados de 10 a 16 hs.
Otros horarios con cita previa: info@elgranvidrio.com
Contacto: +54 9 351 633 8334 / +54 9 351 679 7231
Entrada libre y gratuita

 

+ info facebook

con el apoyo de
con el apoyo de
aecid
En tu mail! Ingresa tu dirección de e-mail para recibir novedades, convocatorias y lo más destacado de hipermedula.org
micromundo.net
×